Incendio de una Química destruyó la sede de nuestro querido CEDIMA

La sede de la entidad que ofrece múltiples servicios a la comunidad estaba ubicada en la misma manzana que la fábrica afectada y sufrió gravísimos daños.

El incendio de una química de San Justo que conmocionó en la mañana del 25 de octubre a los vecinos de la zona y de buena parte del distrito, por las fuertes explosiones y la densa humareda que provocó el fuego, dejó sin sede al Centro de Discapacitados de La Matanza (CEDIMA), una entidad que desde hace casi medio siglo ofrece múltiples servicios a la comunidad.

Alrededor de 20 dotaciones de bomberos trabajaron para sofocar el siniestro que se inició poco después de las 6.30 en el depósito de tintas, adhesivos, diluyentes y barnices de la firma Belcar, de Matheu al 2.300.

El incendio provocó daños casi totales en la sede de CEDIMA, de Ignacio Arieta 3950, en la misma manzana: se produjeron varios derrumbes y el 80 por ciento de la estructura quedó dañada. Las 11 personas que se encontraban en el lugar se despertaron ante la sucesión de explosiones y lo abandonaron rápidamente y resultaron ilesas.

El presidente de CEDIMA, José Leonardo Mariño, destacó que “se salvó la gente, que era lo importante”, pero lamentó que resultó destruido “casi todo lo que teníamos”, y reveló que había peligro de derrumbe de las paredes internas.

 

En tanto Mariño reveló que dialogó con la intendenta Verónica Magario, quien se comunicó con él para solidarizarse e interiorizarse de lo ocurrido. “Estamos desconsolados porque muchos documentos y diplomas que nos habían otorgado se perdieron. Algunos libros y actas creo que se salvaron, pero no estoy seguro”, afirmó.

 

 

 

Deja un comentario