CEDIMA CON EL CORAZON ABIERTO DE PAR EN PAR

“Carlos Van Lerbergher”

 

Quienes somos parte de CeDiMa, nos sentimos privilegiados, por habitarlo cada día, por encauzar nuestra vida deportiva en esta Institución que nos cobija y protege a todos. En la que compartimos y disfrutamos a pleno en cada actividad, y nos sentimos como en nuestra propia casa.

Imagínense entonces, como se paralizaron nuestros corazones, al ver, que abruptamente, el fuego devoraba todo.

Ver desaparecer espacios queridos, donde vivimos tantas emociones, fue una experiencia horrible, y muy dolorosa… Comprobar que en instantes, se aniquilaban años de esfuerzo, especialmente en un gimnasio que había sido, escenario de tantas alegrías.
El momento paralizaba, no obstante, rápidamente entendimos que debíamos juntarnos, consolarnos, y agradecer porque felizmente no hubo víctimas. Y luego, soñar primero y pensar después en un CeDiMa, todavía más grande y más hermoso. Fue algo que nació espontáneamente en todos nosotros.
Conscientes de que la tarea será muy grande, pero que la gratificación de ver a un nuevo CeDiMa, será mayor.

Momentos tan duros, nos posibilitaron además, recibir la solidaridad de tantos amigos… En todas las formas imaginables… De instituciones, deportistas, dirigentes, o simplemente conocidos, que extendieron sus manos brindándonos una gran ayuda material, pero fundamentalmente espiritual, por la fraternidad que implicaban sus acciones. A ellos, nuestro agradecimiento con el corazón abierto de par en par.

De igual modo, estaremos reconociendo el aliento y el apoyo que otros puedan brindarnos, cuando las obras del nuevo CeDiMa se pongan en marcha.

 

Deja un comentario